La mejor novela de Carvalho

El blog de NEGRA Y CRIMINAL

mares

 

Dentro de un mes, hará diez años de la triste desaparición física de Manuel Vázquez Montalbán. Habrá un Congreso universitario para hablar de su obra, ciclo de cine y bastantes más actividades. La Biblioteca Montbau organiza una ruta siguiendo los pasos de Carvalho, y guiados por el librero negrocriminal.

 

En la librería desde ahora mismo, les convocamos alsábado día diecinueve de Octubre para que se vengan por La Barceloneta. Hablaremos de Diez años y un día de ausencia de Manuel Vázquez Montalbán. Habrá la presentación de Recuerdos sin retorno. Para Manuel Vázquez Montalbán, un libro de Daniel Vázquez Sallés, que editará Península, unos días antes.

 

Naturalmente, brindaremos ¡Por la caída del régimen!

 

Queremos proponerles que nos cuenten, que nos digan cual es la mejor novela, según ustedes, de las protagonizadas por el detective Pepe Carvalho. Dejamos a un lado…

Ver la entrada original 141 palabras más

Un recorrido por el Madrid criminal

novelanegraypoliciaca

Hoy os propongo conocer Madrid desde una perspectiva poco habitual. Además, podéis hacer esta ruta de dos maneras: 1. Con ropa y zapatos cómodos, yendo a conocer los lugares personalmente; 2. Desde vuestro sillón, leyendo y viendo las imágenes de los escenarios en los que se cometieron o rodaron los hechos. En todo caso, estáis tod@s invitad@s 😉
Aunque iré completando este mapa poco a poco, de momento podéis contemplar unos cuantos sitios que protagonizan este recorrido. Como veréis, hay tres iconos diferentes. ¿Qué significan?

El triángulo rojo con la exclamación representa un lugar en el que se comentió un crimen documentado y cubierto por la prensa del momento; el círculo azul con la interrogación hace referencia a una leyenda relacionada con un crimen. Aunque sí hay documentación sobre este hecho, no se ha confirmado que el suceso sea cierto; la cámara de cine amarilla representa el lugar en el…

Ver la entrada original 72 palabras más

“El guardián invisible”, de Dolores Redondo

novelanegraypoliciaca

guardian-invisibleLas misteriosas tierras de Elizondo protagonizan esta novela policiaca donde las mujeres que aparecen en ella sostienen una historia de crímenes, problemas familiares y personales. Dolores Redondo ha construido con “El guardián invisible” una historia verosímil y adictiva donde cada personaje tiene una profundidad remarcada y que hace que esta novela destaque de entre otros libros del género.

Esta novela, que se enmarca en un escenario privilegiado, es la primera entrega de la trilogía del Baztán. Todo comienza con un misterioso asesinato de una joven, que aparece en la orilla del río, con las ropas rasgadas, con el pubis rasurado y, encima de éste, un xanxigorri, postre típico de esta zona de Navarra. La inspectora Amaia Salazar debe trasladarse a estas tierras que la vieron crecer y de las que no guarda un buen recuerdo. La protagonista deberá enfrentarse a sus recuerdos familiares para resolver el caso del “basajaun”, un…

Ver la entrada original 148 palabras más

Dashiell Hammett en Wall Street

Dashiell Hammett. / Effigie / GtresonlineLa lectura de Hammett, a la luz del estado de corrupción permanente, es más que un reconocimiento literario: es una manera directa, seca y salvaje,HARD-BOILED, de entender qué está ocurriendo.

Artículo de Manuel Fernández-Cuesta Follow @MFdzCuesta

“Me han contado que tanto el alcalde como el gobernador son de su propiedad: así que harán lo que usted les diga.”

Dashiell Hammett, Cosecha roja (1929)

 

El 10 de enero de 1961 moría, Hospital Lennox Hill, Nueva York, Samuel Dashiell Hammett, el escritor que, como dijo Raymond Chandler “restituyó el crimen a su lugar natural: la calle”. El expediente del FBI, veinticinco años bajo vigilancia, sospechoso de actividades antiamericanas según la Comisión McCarthy, es decir, comunista, tenía 278 páginas. Uno de los guionistas mejor pagados de Hollywood al final de los años 30, el creador de personajes como Sam Spade y Nick y Nora Charles, acabó endeudado, perseguido por la justicia y el alcohol, devorado por un cáncer de pulmón. La lectura de Hammett, a la luz del estado de corrupción permanente, es más que un reconocimiento literario: es una manera directa, seca y salvaje, hard-boiled, de entender qué está ocurriendo -mientras una banda de gangsters dispara sobre la nuca del Estado de bienestar- detrás de las cortinas, en el aterciopelado reservado de un restaurante, allí donde gestos y palabras se convierten en testaferros, paraísos fiscales, recalificaciones, ingeniería financiera, sobornos: política y economía.

Alejado de la novela policíaca (o de crímenes) convencional, ajeno a los salones de caoba, las copas de jerez y el primoroso arte de la deducción, la obra de Hammett, arqueólogo del incierto presente, patea la calle, se sumerge y bucea en ella, rastrea bares sin luz, callejones, hasta comprender lo oculto, aquello que no se debe saber, aquello de lo que no se puede hablar. Su silencio ético le llevará a la cárcel, seis meses, en 1951, al negarse a colaborar con unos interrogatorios abusivos, carentes de legitimidad. Figurar en “la lista negra” era una moderna y definitiva condena al ostracismo. Ser acusado, en el país de la libertad, de algo parecido a “desafección al régimen”, suponía exclusión social, laboral. Hammett ya no escribía.

Su última obra larga, El hombre delgado (1934), más allá de clasificaciones académicas y géneros narrativos, desvela lo arbitrario de la autoridad al tiempo que rompe, para siempre, los cristales del orden social. Todo tenemos -frente a la irrefrenable destrucción de lo social- algo de huidizos agentes de La Continental. Del mismo modo que el propio autor conservó siempre, sombrero, gomina, bigote y tabaco sin filtro, ese aire entre cínico y descreído de detective, en Baltimore, de la Agencia Pinkerton.

Resulta paradójico que Hammett, escritor cercano a la mirada realista de Faulkner, Steinbeck o Hemingway, miembro del Partido Comunista de EEUU y del Congreso de Derechos Civiles de Nueva York, antifascista en la década de los treinta, activista político desde que abandonó la escritura (quizá pensó que no podía decir más), fuera voluntario -no existe contradicción- en las dos guerras mundiales del siglo XX. Violentamente moral, ajeno a la idea del interés y el beneficio, su Sam Spade, interpretado por Humprhey Bogart en El halcón maltés (John Huston, 1941), contiene -por ejemplo- todos los matices psicológicos del que se sabe condenado, de antemano, por diferente.

Leer más en: http://www.eldiario.es/zonacritica/Dashiell-Hammett-Wall-Street_6_135846438.html

Reseña de “La tristeza del samurái” de Victor del Árbol

la tristeza del samurai

“La tristeza del samurái”, una novela compleja y muy interesante que nos habla del poder, de la venganza, del odio y sobre todo lo que se hace por ambición.

“Que el poder, la venganza y el odio son más fuertes que cualquier otra cosa, y que los hombres son capaces de matar a quien aman y de besar a quien odian si ello es necesario para cumplir sus ambiciones”; reflexiona Publio, el personaje que sin ser central está siempre omnipresente en la novela de Victor del Árbol y que de alguna manera representa lo peor de esos personajes públicos que están dispuestos a cualquier cosa con tal de satisfacer sus intereses personales, por desgracia, ese tipo de personajes pueblan la fauna política de casi todos los lugares y casi todos los tiempos. El caso de Publio es un caso extremo, es una persona dispuesta a todo, matar, manipular la justicia, medrar en política y traicionar a todos todo el tiempo. Hay otros poderosos que a simple vista no son tan dañinos pero en realidad destruyen muchas personas a su paso.

“La tristeza del samurái”, de la posguerra española al 23F

La familia Alcalá: Marcelo, su hijo César y su nieta Marta, será devastada por un crimen cometido durante la posguerra española en Extremadura en el año 1941.
La trama de la novela nos lleva desde la posguerra en Extremadura hasta la Barcelona de 1981, durante el golpe de estado del 23F.

Cuarenta años de complots, secuestros, asesinatos, torturas y violencia machista, son los ingredientes de esta fantástica novela de intriga, de sentimientos y rencores, de amor y odio, de ambición y dolor. Victor del Árbol narra los acontecimientos ocurridos y poco a poco va entrelazando los personajes, entrando en la psicología de cada uno de ellos, y haciéndolos coincidir quizás en demasiados lugares, Mérida, la estepa rusa, Barcelona. Esta coincidencia, en algún momento, produce una sensación de inverisimilitud, pero en su descargo hay que destacar: que la realidad normalmente es más inverosímil que la ficción.

Victor también nos hace transitar por esos años cruciales de la historia de España, esos años oscuros que parecían haberse acabado para siempre pero que cada vez más se intuye que aun hoy mediatizan las vidas de muchos españoles.

 

“La tristeza del samurái”, entre el thriller y la novela de posguerra

La novela es un sólido thriller con un entramado rico en personajes y con la tensión necesaria para mantener el interés del lector de principio a fin, los indicios y los distractores de la novela nos mantienen en la intriga. Pero “La tristeza del Samurái” no es solo eso, es una novela que habla de la posguerra española, de la arbitrariedad impuesta a los vencidos por parte de los vencedores, de como parte de los franquistas se camuflaron entre los demócratas y como de alguna manera seguían agazapados en los años ochenta, quizás se pueda intuir que en el siglo XXI perviven entre nosotros.

Victor del Árbol de policía (Mosso d’esquadra) a escritor a tiempo completo

Victor del Árbol nació en Barcelona, España en 1968. Fue seminarista durante cinco años, para más tarde cursar estudios de Historia en la Universidad de Barcelona y trabajar, de Mosso d´esquadra para la Generalitat de Cataluña, trabajo que le permitió acercarse, desde 1992, al aspecto más humano de las personas. Recibió el Premio Tiflos por su primera novela “El peso de los muertos”.

“La tristesse du samurai”, traducción francesa de “La tristeza del samurái” ha recibido el galardón a la mejor novela negra europea 2012, “Le prix du Polar Européen”, otorgado por la revista “Le Point” y se ha convertido en un bestseller en Francia, este premio le ha permitido al escritor dar el paso de dedicarse por completo a la escritura y como el mismo reflexiona: “En las actuales circunstancias me he atrevido a cambiar la estabilidad de ser funcionario y un futuro previsible por un futuro incierto, pero estoy acostumbrado a vivir en el filo y prefiero la ilusión y la pasión de luchar por algo que me merece la pena“. Desde esta humilde reseña le deseo lo mejor en su nueva etapa.

Otras obras de Victor del Árbol

 

“Sin hogar ni lugar” de la escritora francesa Fred Vargas | Suite101.net

“Sin hogar ni lugar”, forma parte de la serie de los tres evangelistas, un apasionante libro de Fred Vargas, destacada autora del género policíaco .

“Sin hogar ni lugar” es una novela policíaca singular, los policías y detectives quedan en un segundo plano y personajes lunáticos y sabios a la vez nos llevan por la trama de la novela, nos hacen dudar de los sospechosos, con razonamientos a veces del todo racionales y a veces un tanto excéntricos, que solo personas como ellos, sobrevivientes e inaccesibles al desaliento pueden imaginar.

 

“Sin hogar ni lugar” una novela que se disfruta del principio a fin

Clément Vauquer, un tonto con cara de imbécil y no muy simpático, pasa a ser el principal sospechoso de dos crímenes perpetrados en la ciudad de París. Marc, Lucien y Mathias ( los tres evangelistas) conjuntamente con su amigo Louis –atrincherados en su caserón cochambroso de la calle Chasle de París– intentan proteger a Clément, un pobre hombre que en su niñez había estado al cuidado de Marthe, una prostituta amiga de ellos.

“Sin hogar ni lugar” de la escritora francesa Fred Vargas | Suite101.net

La novela maldita de Hammett >> Papeles Perdidos >> Blogs EL PAÍS

Coen1

Por:  Abel Grau
14/04/2012Si existe una novela maldita de Dashiell Hammett, esa es Cosecha roja. A pesar de ser uno de los títulos pioneros del género negro, con su detective rocoso y su femme fatale, su realismo sórdido y su corrosiva carga contra la corrupción, nunca ha sido llevada al cine. La novela, que se acaba de publicar en una nueva traducción al castellano en el volumen Todos los casos del agente de la Continental (RBA), es la única de sus cuatro grandes que carece de película, aunque es pura carne de celuloide. Y para probarlo ahí están las dos enormes películas en las que palpita su espíritu: Yojimbo, de Kurosawa, con su samurái indestructible que limpia de bandas criminales un pueblo del Japón decimonónico, y Por un puñado de dólares, de Leone, donde el cowboyEastwood hace lo propio en un polvoriento villorrio del Oeste mexicano. Nadie, sin embargo, se ha atrevido con la historia original y esa condena oficiosa ha rodeado a Cosecha roja de un aura de obra de culto.

Según cuentan los expertos, la maldición de Cosecha roja empezó muy pronto. Poco después de su publicación, en 1929, el superproductor David O. Selznick compró los derechos y le encargó el guión al prestigioso Ben Hecht. Pero cuando el estudio se fijó en el veneno que supuraba el relato, se echó atrás. Al parecer no les gustó nada esa historia con grandes empresarios que compran a senadores y congresistas, que acumulan medios de comunicación y que contratan matones para reventar protestas sindicales. Por no hablar de la decena de muertos que caen abatidos a tiros entre sus páginas. Así que rescribieron el libreto y lo dejaron en una comedia (!) con poco que ver con el original. Ellos se lo perdieron, porque Cosecha roja es un hito literario que fijó las señas de identidad del género: su atmósfera, sus personajes y su estilo, como recuerda Eduardo Iriarte, traductor de la nueva edición. “Es uno de los títulos fundacionales del género”.

Leer más en: La novela maldita de Hammett >> Papeles Perdidos >> Blogs EL PAÍS