Pensamiento crítico » El terrorismo financiero contra Grecia

yovoycongreciaVicenç Navarro

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

Estamos hoy viendo un ataque frontal del capital financiero, hegemonizado por el alemán, y vehiculado primordialmente a través del Banco Central Europeo (BCE), en contra del pueblo griego, ataque que intenta evitar cualquier atisbo de rebelión frente a las políticas de austeridad que están destruyendo el bienestar de las clases populares de todos los países de la Eurozona y muy en particular de Grecia, cuyo gobierno Syriza ha sido el primero en decir “BASTA YA” frente a lo que no hay otra manera de llamarlo como terrorismo financiero (ver el libro del Profesor Juan Torres y yo, titulado Los amos del mundo, las armas del terrorismo financiero). Es en estos momentos cuando hay que entender el contexto político e histórico de lo que está ocurriendo, comenzando por las semejanzas existentes entre lo acontecido en Grecia ahora con lo que sucedió en España en el año 1936.

España 1936, Grecia 2015

Existen momentos en la historia de Europa en los que la lucha por la justicia social y por la democracia en un país es también la lucha por la justicia y por la democracia para todos los países del continente europeo. La lucha, mal llamada Guerra Civil en España (entre 1936 y 1939), fue un ejemplo de ello. En el territorio español, un golpe militar en nombre de las minorías que controlaban el país, tuvo lugar el 18 de julio del año 1936, con el apoyo de las tropas nazis alemanas y fascistas italianas, frente a la gran mayoría de las clases populares de los distintos pueblos y naciones de España, que resistieron tal golpe heroicamente durante más de tres años, con escasa ayuda militar de los países gobernados por partidos que se autodefinieron como demócratas, mostrando una gran traición a los principios democráticos que decían sostener.

La derrota de las fuerzas democráticas españolas significó también la derrota de la democracia en la Europa Occidental con la victoria del nazismo y del fascismo en muchos países de aquella Europa, iniciándose la II Guerra Mundial. Y en España, aquella victoria significó el inicio de un régimen dictatorial que se caracterizó por su enorme brutalidad (por cada asesinato político que cometió Mussolini, el dictador Franco cometió 10.000, según el mayor experto en el fascismo europeo, el profesor Malefakis, de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York) y que impuso un enorme retraso económico, político, social y cultural en  España. En 1936, España e Italia tenían semejante nivel de desarrollo económico. En 1978, fecha en la que terminó aquel horrible régimen dictatorial, el PIB per cápita español era solo el 62% del italiano. Este fue el coste económico de tal régimen.

vía Pensamiento crítico » El terrorismo financiero contra Grecia.

vía Pensamiento crítico » El terrorismo financiero contra Grecia.

Mariano Rajoy y sus vinculaciones con el franquismo

Manuel Fraga y Mariano RajoyEl presidente del gobierno fue discípulo del ministro franquista Manuel Fraga, y su abuelo y su padre ocuparon cargos relevantes en el régimen de Franco.

Mariano Rajoy ingresó en Alianza Popular (partido que en 1989 adoptó la actual denominación de Partido Popular) en el año 1981, de la mano del ex ministro de la dictadura de Franco, don Manuel Fraga Iribarne. Ese contacto con Manuel Fraga no es el único que vincula a Mariano Rajoy con el franquismo.

El abuelo paterno del presidente Rajoy era don Eduardo Rajoy Leloup quién fue Decano del Colegio de Abogados a partir de 1952 en pleno franquismo.

Mariano Rajoy Sobredo, padre de Marano Rajoy, fue magistrado y llegó a presidir la Audiencia Provincial de Pontevedra, en pleno franquismo y que presidió el escandaloso juicio del aceite de Redondela.

Pero la vinculación más clara con el franquismo es su propia ideología, la cual podremos analizar a través de algunos de sus artículos publicados en el Faro de Vigo en los años ochenta.

Eduardo Rajoy Leloup, un moderado galleguista que mostró fidelidad al régimen de Franco

A pesar que don Eduardo Leloup, abuelo del presidente Rajoy, fue uno de los redactores del Estatuto de Autonomía de Galicia, en 1932, su galleguismo no sobrepasaba los límites de un tímido regionalismo; en los años de la república nunca dejo de militar en la causa de la monarquía de Alfonso XIII. En 1936 fue apartado del decanato del colegio de abogados, pero en 1952 recuperó el cargo gracias a su fidelidad al Régimen de Franco.

Mariano Rajoy Sobredo, presidente del tribunal en el juicio del “Caso REACE”

El caso del aceite de Redondela fue uno de los grandes casos de corrupción destapados en la parte final del franquismo, precursor de los casos de corrupción en la democracia española, que cada día salpican las portadas de todos los medios de comunicación.

En el franquismo, mucho más que ahora, los poderosos, afectos al régimen, contaban con trato de favor en las adjudicaciones de los ministerios (como en el caso Gürtel, pero a mucha mayor escala) en aquella época hasta llegaban a matar a las personas implicadas.

El 25 de marzo de 1972, el Director General del organismo público CAT (Comisaría de Abastecimientos y Transportes), don José María Romero González tras inspeccionar los depósitos de la empresa privada REACE (Refinería de Aceites y Grasas) y comprobar que los depósitos de la empresa REACE, situados en la estación de GUIXAR (Redondela), no contenían el aceite que le había encomendado el CAT, denunció en el Juzgado de guardia de Vigo la desaparición de 4.036.052 kilos de aceite de oliva. Sumario 43/1972. El día 30 de septiembre don José María Romero González aparece muerto junto a su mujer e hija en un piso de su propiedad en Sevilla.

Formaba parte del Consejo de Administración de REACE, don Nicolás Franco Bahamonde (hermano del generalísimo Franco), se cree que a parte de la implicación del hermano del dictador también estaban implicadas varias personalidades del Régimen.

El presidente del Tribunal don Mariano Rajoy Sobredo, padre del presidente del gobierno de España, evitó que salieran a la luz aspectos fundamentales del gran escándalo del aceite: las causas de las muertes del denunciante y su familia y la clara participación del hermano de Franco. El sumario sobre el asunto se recogió en nada menos que 5.000 folios, que quedaron depositados en la Audiencia Provincial de Pontevedra y que tiempo después desaparecieron.

Los documentos se perdieron para siempre, todos los implicados quedaron impunes y el aceite desaparecido, todo, con la bendición de don Mariano Rajoy Sobredo.

La ideología fascista (en España, franquista) de Mariano Rajoy

Aún con todo, la mayor implicación con el franquismo no son los antecedentes familiares, la mayor implicación es su propia ideología, leamos directamente a don Mariano Rajoy, no hace falta añadir ningún comentario para entender su ideología totalmente apartada de un pensamiento mínimamente democrático y social.

Del artículo publicado en el FARO DE VIGO, 4 de marzo de 1983, IGUALDAD HUMANA Y MODELOS DE SOCIEDAD por Mariano Rajoy Brey (Diputado de AP en el Parlamento gallego)

“…estamos ante uno de los libros más importantes que se han escrito en España en los últimos años. Constituye una prueba irrefutable de la falsedad de la afirmación de que todos los hombres son iguales, de las doctrinas basadas en la misma y por ende de las normas que son consecuencia de ellas… La desigualdad natural del hombre viene escrita en el código genético, en donde se halla la raíz de todas las desigualdades humanas… que la imposición de esa igualdad relajaría a cotas mínimas al privar a los más hábiles, a los más capaces, a los más emprendedores…

Del artículo publicado en el FARO DE VIGO, 24 de julio de 1984, LA ENVIDIA IGUALITARIA por Mariano Rajoy Brey (Presidente de la Diputación de Pontevedra).

“…Lo justo es que cada ciudadano tribute en proporción a sus rentas. Esto supuesto, ¿por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria. Lo equitativo es que las remuneraciones sean proporcionales a los rendimientos. En tal caso ¿por qué se insiste en aproximar los salarios? Para que nadie gane más que otro y, de este modo, satisfacer la envidia igualitaria. …Y no es bueno cultivar el odio sino el respeto al mejor, no el rebajamiento de los superiores, sino la autorrealización propia. La igualdad implica siempre despotismo y la desigualdad es el fruto de la libertad…”

Con estos antecedentes personales no es de extrañar que el gobierno presidido por Mariano Rajoy gobierne abusando del Decreto-Ley y sea considerado como uno de los gobiernos más antidemocráticos que ha tenido la joven democracia española. Otra de las constantes del actual gobierno es el desdén hacia la ciudadanía en general.

Alberto Ruiz Gallardón y sus vinculaciones con el franquismo

Alberto Ruiz Gallardón y José Utrera MolinaEl flamante Ministro de Justicia de España es nieto del cronista oficial del franquismo y yerno de José Utrera Molina, ministro de los gobiernos de Franco.

Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia de España, proviene de una familia franquista que inicia con su abuelo, Victor Ruiz Albéniz (Tebib Arrumi) considerado como el cronista oficial del franquismo. El abuelo de Alberto Ruiz gallardón fue nombrado, tras el pronunciamiento militar, corresponsal de guerra del Estado Mayor adscrito al cuartel de Franco.

José María Ruiz Gallardón, padre del ministro

Nace en Madrid, el 2 de mayo de 1927 y fallece repentinamente el 17 de noviembre de 1986, político, abogado, profesor universitario y periodista.

Se dice que mantenía una posición crítica con el franquismo, desde su ideología monárquica afín a Don Juan de Borbón, esta suposición se contradice con algunos de sus artículos publicados en el diario ABC, por poner un ejemplo extractaremos el publicado el día 20 de noviembre de 1976 que lleva por título “Primer aniversario: asumir la historia“, en relación al primer aniversario de la muerte de Franco y que contiene algunos opiniones significativas de su ideología: “porque hemos gozado de cuarenta años de paz que nos dieron como fruto inmediato una Monarquía estable y fecunda, amparo de cada uno de los españoles. Por ello hay que asumir con lucidez nuestro pasado, a largo de cuyo transcurso infinitos renunciamientos (a veces de la vida misma, como en aquellos días aurorales de nuestra contienda)…Hubo un hombre, Francisco Franco, que hoy hace un año entregó su vida a Dios. En él se rinde por el pueblo homenaje a nuestra historia. Que cada día habrá que seguir haciendo entre todos y que se presenta esperanzadora porque donde había sino caos y odio, Franco supo …hacer un pueblo. Del que es orgullo sentirse parte

Blas Piñar, fundador de Fuerza Nueva y máximo representante de la extrema derecha española decía de José María Ruiz Gallardón, en sus recuerdos publicados en Alerta digital: “José María, hijo del famoso escritor Víctor Ruiz Albéniz, que firmaba sus artículos y sus libros con el pseudónimo de Tebid Arrumi, era un amigo entrañable de Franco, hasta el punto de que se tuteaban.”

 

José Utrera Molina, suegro de Alberto Ruiz Gallardón

 

Nacido en Málaga, el 12 de abril de 1926, abogado y político español de ideología fascista, falangista procedente del Frente de Juventudes, fue dos veces ministro durante el gobierno de Franco.

 

Utrera Molina es un franquista de “hueso colorado” militó desde muy joven en el Frente de Juventudes, sección juvenil del partido político Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S, de ideología fascista. Ocupó cargos de responsabilidad en la Jefatura del Movimiento en la provincia de Málaga durante los años 40, el Movimiento se caracterizó por los continuos arrestos, torturas, condenas de prisión y fusilamientos contra la militancia antifascista malagueña.

 

Ante las iniciativas soberanistas de Artur Mas, Presidente de la Generalitat de Catalunya, el suegro de Ruiz Gallardón era partidario de “decretar el estado de guerra” en Cataluña, según el artículo de José L. Lobo publicado en El Confidencial : «Decretar el “estado de guerra”, destituir al “presidente-delincuente” de la Generalitat y enviar al Ejército “para apaciguar Barcelona”. Ésas son las medidas que propone la Fundación Francisco Franco para poner fin al desafío independentista de Artur Mas en Cataluña. La fundación, de cuya cúpula forman parte el ex ministro franquista José Utrera-Molina, suegro de Alberto Ruiz-Gallardón, y el abogado Luis Utrera-Molina, cuñado del ministro de Justicia, alerta en su último editorial contra la “pesadilla soberanista”, y se pregunta si, ante el riesgo de “desintegración” de España, “no existen españoles capaces de acudir en su defensa, cueste lo que cueste”».

 

El suegro de Alberto Ruiz Gallardón es uno de los nueve españoles, vinculados al régimen de Franco, para quién los abogados representantes de familiares y víctimas solicitaron al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 1 de Argentina órdenes de detención internacional, con el fin de ser extraditados e indagados en Argentina en el marco de la querella contra los crímenes del franquismo.

 

Con estos antecedentes familiares debe ser muy difícil para el Ministro de Justicia español no caer en rasgos autoritarios como los que profesa continuamente.

 

 


Reseña de “La tristeza del samurái” de Victor del Árbol

la tristeza del samurai

“La tristeza del samurái”, una novela compleja y muy interesante que nos habla del poder, de la venganza, del odio y sobre todo lo que se hace por ambición.

“Que el poder, la venganza y el odio son más fuertes que cualquier otra cosa, y que los hombres son capaces de matar a quien aman y de besar a quien odian si ello es necesario para cumplir sus ambiciones”; reflexiona Publio, el personaje que sin ser central está siempre omnipresente en la novela de Victor del Árbol y que de alguna manera representa lo peor de esos personajes públicos que están dispuestos a cualquier cosa con tal de satisfacer sus intereses personales, por desgracia, ese tipo de personajes pueblan la fauna política de casi todos los lugares y casi todos los tiempos. El caso de Publio es un caso extremo, es una persona dispuesta a todo, matar, manipular la justicia, medrar en política y traicionar a todos todo el tiempo. Hay otros poderosos que a simple vista no son tan dañinos pero en realidad destruyen muchas personas a su paso.

“La tristeza del samurái”, de la posguerra española al 23F

La familia Alcalá: Marcelo, su hijo César y su nieta Marta, será devastada por un crimen cometido durante la posguerra española en Extremadura en el año 1941.
La trama de la novela nos lleva desde la posguerra en Extremadura hasta la Barcelona de 1981, durante el golpe de estado del 23F.

Cuarenta años de complots, secuestros, asesinatos, torturas y violencia machista, son los ingredientes de esta fantástica novela de intriga, de sentimientos y rencores, de amor y odio, de ambición y dolor. Victor del Árbol narra los acontecimientos ocurridos y poco a poco va entrelazando los personajes, entrando en la psicología de cada uno de ellos, y haciéndolos coincidir quizás en demasiados lugares, Mérida, la estepa rusa, Barcelona. Esta coincidencia, en algún momento, produce una sensación de inverisimilitud, pero en su descargo hay que destacar: que la realidad normalmente es más inverosímil que la ficción.

Victor también nos hace transitar por esos años cruciales de la historia de España, esos años oscuros que parecían haberse acabado para siempre pero que cada vez más se intuye que aun hoy mediatizan las vidas de muchos españoles.

 

“La tristeza del samurái”, entre el thriller y la novela de posguerra

La novela es un sólido thriller con un entramado rico en personajes y con la tensión necesaria para mantener el interés del lector de principio a fin, los indicios y los distractores de la novela nos mantienen en la intriga. Pero “La tristeza del Samurái” no es solo eso, es una novela que habla de la posguerra española, de la arbitrariedad impuesta a los vencidos por parte de los vencedores, de como parte de los franquistas se camuflaron entre los demócratas y como de alguna manera seguían agazapados en los años ochenta, quizás se pueda intuir que en el siglo XXI perviven entre nosotros.

Victor del Árbol de policía (Mosso d’esquadra) a escritor a tiempo completo

Victor del Árbol nació en Barcelona, España en 1968. Fue seminarista durante cinco años, para más tarde cursar estudios de Historia en la Universidad de Barcelona y trabajar, de Mosso d´esquadra para la Generalitat de Cataluña, trabajo que le permitió acercarse, desde 1992, al aspecto más humano de las personas. Recibió el Premio Tiflos por su primera novela “El peso de los muertos”.

“La tristesse du samurai”, traducción francesa de “La tristeza del samurái” ha recibido el galardón a la mejor novela negra europea 2012, “Le prix du Polar Européen”, otorgado por la revista “Le Point” y se ha convertido en un bestseller en Francia, este premio le ha permitido al escritor dar el paso de dedicarse por completo a la escritura y como el mismo reflexiona: “En las actuales circunstancias me he atrevido a cambiar la estabilidad de ser funcionario y un futuro previsible por un futuro incierto, pero estoy acostumbrado a vivir en el filo y prefiero la ilusión y la pasión de luchar por algo que me merece la pena“. Desde esta humilde reseña le deseo lo mejor en su nueva etapa.

Otras obras de Victor del Árbol

 

“Anatomía de un instante” de Javier Cercas

Crónica de un golpe de estado que estuvo a punto de triunfar o que de alguna manera triunfó, en parte de sus pretensiones. Javier Cercas nos acerca a los entresijos del golpe adentrándonos en la anatomía de un instante, un instante protagonizado por Adolfo Suárez solo, ocupando su escaño y rodeado de escaños vacíos, mientras las balas zumbaban a su alrededor.

Yo tenía 24 años en ese instante, estaba casado y tenía un hijo de casi un año de edad. Ya hacía varios años que había abandonado la militancia política. Iba conduciendo del trabajo a casa cuando escuché la noticia por la radio, me entró una gran indignación, sentí vergüenza ajena y unas enormes ganas de reaccionar pero sin saber qué hacer.

Como explica Cercas en su libro, yo también recordaba el haber visto el asalto al congreso en directo, pero evidentemente era mentira, las imágenes solo se pasaron una vez liberado el Congreso.

Llegué a mi casa, más tarde de lo habitual, mi esposa estaba preocupada seguía las noticias y no sabía dónde estaba yo (en aquel entonces no teníamos móviles). A mi llegada hablé con ella le dije que teníamos que hacer algo, que cómo íbamos a permitir que asaltasen el Congreso de los Diputados, ella me contestó ¡que no! que qué íbamos a hacer, agarré el teléfono e hice algunas llamadas a mis amistades, la mayoría de las cuales aún conservaban la militancia política.

No sabía que había que hacer, pero algo teníamos que hacer no nos podíamos quedar parados teniendo un golpe de estado en el Congreso, propuse ir a “asaltar” el cuartel de la Guardia Civil más cercano, nadie me quería seguir, todos pensaban que estaba loco. Es una de las veces que me he sentido más pequeño e inútil, pensando que no iba a hacer nada por luchar por la democracia recientemente adquirida.

Como dice Javier Cercas: “”nadie en la ciudad donde vivía – ni en aquella ni en ninguna otra ciudad- se echó a la calle para enfrentarse a los militares rebeldes“. Esa constatación junto a la imagen de los diputados escondidos bajo sus escaños me produjo una desazón íntima que me duró varios años, es verdad que yo estuve en la lucha de los últimos años del franquismo y para mí la política estaba idealizada.

Ahora con el paso del tiempo, viendo nuestros políticos gobernando de espaldas a su pueblo, me acuerdo de la imagen del congreso de los diputados, seguramente no todos pero la mayoría son unos pusilánimes y cobardes.