“Tossudament alçats” de Lluís Llach, en castellano

Concert per la llibertat‘Tossudament alçats’, es la canción que cerrará el repertorio del “Concierto por la Libertad” que tendrá lugar el 29 de junio de 2013 en Barcelona.

Òmnium Cultural y l’Assemblea Nacional Catalana organizan un acto multitudinario en el Camp Nou (el estadio del F.C. Barcelona): el CONCIERTO POR LA LIBERTAD. Este concierto quiere ser un clamor por la dignidad y la democracia y sus organizadores pretenden que se oiga en todo el mundo.

La organización del concierto pide a todos los seguidores que “’Tossudament alçats”, en castellano: “Obstinadamente alzados”, se convierta en el himno no solo de este acontecimiento si no del momento que se vive en Cataluña.

Obstinadamente alzados

Estamos aquí

obstinadamente alzados,

proclamamos el nombre, el tiempo y el lugar

que nos aflige y pertenece,

si quieres con los puños bien abiertos,

si es necesario con los puños bien cerrados,

con la intención de que el sueño que tenemos juntos

se haga posible.

Nuevamente,

y liberados de añoranzas,

gente de allá y de aquí nos damos el derecho

a escribir el futuro,

sabiendo que este viejo país

quizás aún sea el camino

que nos haga ir más lejos

y nos acerque hasta el arte de vivir.

Una luz, una luz,

una luz nos ciega los ojos.

El deseo de un nuevo mundo

desde nuestras raíces.

Una luz, una luz,

una luz nos ciega los ojos.

estamos aquí firmes

para convivir el universo, el universo, el universo.

Conociendo

las piedras en el camino

no es sólo un sueño

también es medida de la libertad,

el anhelo que nace en cada uno

el afán de soñar un nuevo futuro,

que se hace de todos si nos damos la mano

para un mundo posible.

Una luz, una luz,

una luz nos ciega los ojos.

el deseo de un mundo nuevo

desde nuestras raíces.

Una luz, una luz,

una luz nos ciega los ojos.

Seguro somos de aquí

Para convivir el universo.

De aquí, somos de aquí.

Estamos aquí

y no nos trae ninguna añoranza.

Estamos aquí

obstinadamente alzados.

Estamos aquí.

Lluís Llach, autor de “Tossudament alçats”

Lluís Llach nace en Girona (Catalunya) el 7 de mayo de 1948, es un músico y cantautor catalán, que perteneció al grupo de Els Setze Jutges y que puede considerarse como uno de los abanderados de la Nova Cançó catalana. Es un referente, no sólo musical, sino también intelectual de tres generaciones.

Lluís Llach ya consiguió convertir en himno su canción más popular: “L’Estaca” compuesta en el año 1968, que Jacek Kaczmarski adaptó como himno no oficial del sindicato polaco Solidarnosc. También ha sido la canción de la revolución tunecina en 2011. Por las diferentes prohibiciones que le hicieron para poder interpretar sus canciones durante la dictadura franquista, Lluís Llach tuvo que exiliarse durante un tiempo en París.

Lluís Llach dijo en un comunicado que: ” quiere hacer saber que su participación se trata de una adhesión personal con estas entidades y con la causa por la cual se convoca el acto, y que su actuación sólo representa una más entre las de los demás grupos y cantantes que tomarán parte de este acto multitudinario”.

Tossudament alçats” está destinada a alzarse, valga la redundancia, como un nuevo himno de los tiempos que corren en Catalunya y en especial para todos los catalanes y catalanas que desean que su país, Cataluña, se independice de España

¿Dónde están nuestras Ítacas?

 

No hemos sabido encontrar ni tan sólo nuestra primera Ítaca. ¿Cómo no pudimos pasar de los árboles caídos?

Nos perdimos por las ramas, ramas que nos prometían bienestar, si más no, individual. Nos quisimos salvar uno a uno, encontramos múltiples escusas para no viajar a Ítaca. ¿Quién no soñó alguna vez con ir a Ítaca y ver puertos nuevos y tras ellos encontrar nuevos caminos? ¿Por qué nos quedamos quietos al encontrar los primeros espejitos sembrados para deslumbrarnos? ¿Cómo hemos podido consentir por activa o por pasiva tanta desigualdad?¿Cómo hemos negado a Ítaca?

Los que no se quedaron deslumbrados por los espejitos, sucumbieron en las primeras tempestades, o fueron abducidos por los cantos de sirena de todo tipo. Nos pusimos orejeras, tiramos para adelante, buscando nuestra salvación, muy alejada de Ítaca. Nos perdimos las aventuras soñadas, nos domesticaron demasiado pronto.

Tal vez algunos hayamos vislumbrado alguna silueta en medio del mar, oculta entre las brumas de alguna Ítaca soñada, pero nos ha faltado la valentía de aventurarnos en su busca. Temíamos perdernos en la bruma, queríamos quedar a salvo, no supimos ver que la salvación es de todos o no es de ninguno.

Cada uno de nosotros sabrá si alguna vez llegó a ojear en el horizonte alguna Ítaca, cada uno de nosotros debería recordar en que rocas del miedo o de la conformidad encalló, por qué no fue capaz de surcar nuevos mares, de no hacer nuevos intentos, de no buscar nuevos senderos.

Solo puedo decir que Ítaca debe existir, que solo acercarse a ella nos da vida, da sentido a nuestra vida., quizás aún no sea tarde para intentar llegar de nuevo. Si no lo conseguimos lo importante seguirá siendo el camino, el camino que nos lleve más allá de los árboles caídos.

Joan Carles Guisado.