La miseria de los mandatarios europeos

Con toda seguridad debo ser un ingenuo rematado pero no puedo soportar la desidia de nuestros políticos en particular y de la sociedad en general para los grandes problemas que nos acechan. El comportamiento lamentable de los estados europeos para con los refugiados llega a unos límites insoportables para cualquier persona. ¿Podemos imaginar a cualquier niño entre 8 y 12 años que aprobase el comportamiento de sus mayores? Esos niños que alguna vez fuimos y fueron nuestros mandatarios sin duda alguna no permitirían semejante comportamiento con sus compañeros de clase, les sería imposible permitir semejante crueldad.

Refugiados que huyen de la barbarie, provocada en una parte muy importante por las sociedades occidentales desarrolladas, ven ultrajados todos sus derechos como personas, los europeos partícipes en la destrucción de países enteros de Oriente Próximo se disponen a levantar barreras en sus fronteras para dejar fuera de ellas a la mayoría de refugiados que sus políticas cicateras han provocado. Es más compran a países terceros, donde los derechos humanos se respetan aún en menor medida, para que hagan el trabajo sucio. Los últimos acuerdos con Turquía denotan la miseria moral de la que hacen gala la mayoría de dirigentes europeos.

Esos mismos dirigentes que impiden el paso de las personas que huyen de la guerra son a los que se les llena la boca diciendo que se deben cumplir las normas, que se deben pagar las deudas, aún a costa de los derechos sociales de los pueblos, claro está  siempre que favorezcan  sus intereses. Esos mismos mandatarios, que lucran con la venta de armas, que incumplen todas las reglas humanitarias para defender sus privilegios, privilegios cimentados en el expolio a los países empobrecidos por las políticas coloniales de saqueo a los que fueron sometidos por los europeos, son los que avergüenzan a las personas a las que nada que pase a sus semejantes les es ajeno.

Anuncios